Bruma es un pequeño taller de perfumes botánicos ubicado en la cordillera de La Araucanía. Nuestros perfumes naturales nacen del goce que inspiran los bosques y sus aromas.

Manifiesto

Pensamos y creamos Bruma porque creemos que la naturaleza es deliciosamente fragante como para perfumarnos de forma sintética.
Porque nuestros bosques y plantas nativas ofrecen aromas únicos que queremos dar a conocer y valorar.
Porque nos interesa perfumarnos de forma natural y discreta, sin abrumar a los que están al lado.
Porque nos movemos mucho y queremos perfumarnos dónde y cuándo queramos.
Porque fielmente creemos que los productos cosméticos no deberían testearse en animales, y además si son sintéticos tampoco ser usados por humanos.
Porque nos importa la huella de nuestros envases y nuestro impacto en el medio ambiente.
Pero, por sobre todo porque nos gusta oler bien, emanar aromas de nuestra flora nativa y de forma 100% natural.

Elegir un perfume que te guste es algo netamente personal, pero optar por uno que sea amigable contigo y el medio ambiente es parte de un estilo de vida. Un perfume hecho con ingredientes naturales no va a durar tanto tiempo en tu piel como uno hecho de aromas sintéticos. Tampoco entrarás en un espacio envolviendo a todos con tu perfume. Un perfume botánico se desplegará mágica y suavemente en tu piel, mostrando cada nota a medida que los aceites se funden con tu propia naturaleza química. Será un perfume para ti y tus personas cercanas, además sabrás que estarás usando algo que te hace bien, te nutre, alimenta el alma y cuida al medio ambiente y a tu familia.